FANDOM


Yo ya me ocupé de lo mío Byakugan
Información
Número Capítulo #172
Historia Burijji: Akayami

Yo ya me ocupé de lo mío es el capítulo #172 de Burijji: Akayami.Cuando Yuki se dispone a darle el golpe final a Isamu, las llamas del Amaterasu emergen para protegerlo, y entra en la gran sala cierta persona... Sasuke Uzumaki.

Sasuke: ¿Acaso eres idiota? ¿En serio piensas que estoy aquí por el que quisieras obtener la luz y la oscuridad? Me da igual si el mundo es destruido, aunque si querías saber si la vieja de la Sacerdotisa existió, bastaba con que preguntaras. Y otra cosa, claro que sabía que estaban vivos... Ellos son miembros del clan Uzumaki, descendientes del Rey Dragón del Cielo.

Yuki: ¿Rey... Dragón del Cielo?

Sasuke: Sí... Y no te voy a matar por lo del tabú, simplemente te voy a matar porque osaste atacar a mis hijos. Ese simple hecho ha provocado tu muerte.

La mirada siniestra de Sasuke provoca que Yuuki quede inmovilizada por completo, pero no solo por esa mirada, también por la presencia, una presencia inquietante, como la de un demonio.

Yuki: (¿¡Por qué no me puedo mover!? ¿¡Acaso es a causa de su poder!? ¡¡Imposible!!)

Sasuke se acerca lentamente a Yuki, como si el tiempo fuera eterno, mientras la joven sigue sin moverse. Ve como pasa a su lado, pero es incapaz de mover ni un solo dedo, a pesar de que quiere matarlo allí mismo aprovechando la situación: el Demonio Rojo la está subestimando.

Con gran esfuerzo crea una pequeña daga y se la hunde en el brazo, provocando que la sangre fluya a través de la piel, cayendo gotas en el suelo. De forma instantánea, y tras haberse hecho la herida, saca la daga y se la intenta clavar a Sasuke, pensando que lo pillaba distraído.

Más lejos de lo que había calculado, el Demonio Rojo sí que estaba prestando atención a Yuki y ante el inminente ataque, se agacha para esquivarlo y realiza una finta, situándose por detrás de la joven. Tras esto, la golpea con su puño cerrado en el estómago, lanzándola contra la pared, la misma pared en la que se encuentran el miembro del clan Fuyuno y Sakura Uzumaki, quien muestra síntomas de estar despertando, moviendo de forma esporádica la cabeza y los párpados.

Yuki, tras el golpe contra la pared, comienza a escupir sangre por la boca. Mira a Sasuke con cara de enfado, aunque éste simplemente no parece tener emociones... En su rostro solo hay algo que denota cierta sensación de molestia. Con esfuerzo, consigue liberarse del agujero que hizo en la pared debido al golpe

Yuki: (No lo entiendo... Había oído que que era fuerte, pero... ¡Sólo está usando taijutsu contra mi! ¿Acaso me subestima? No... La manera en la que cortó mi ataque antes demuestra que no me está mirando por encima del hombro...)

Sasuke mira como Yuki sigue escupiendo sangre, mientras lo mira desafiante. En su rostro se percibe una gran cantidad de sed de sangre, la cual se comienza a manifestar en un poderoso chakra azul oscuro que se libera.

Sasuke: Parece que... finalmente se va a poner serie y va a mostrar su verdadero poder. No obstante... ¡no le daré oportunidad de usarlo!

Usando su típica velocidad, Sasuke desaparece de la vista de Yuki, para situarse justo por detrás de ella. Antes de que pueda reaccionar la joven, éste prepara un Chidori en su mano izquierda para, posteriormente, perforarle el pecho.

Este hecho hace que Yuki vuelva a escupir todavía más sangre que antes mientras Sasuke retira lentamente su mano, que queda completamente ensangrentada.

Con otro rápido movimiento, le da una poderosa patada, volviendo a golpear la misma pared que antes, pero esta vez la rompe y sale al exterior, cayendo al vacío y llamando la atención de Mitsuki Daiki, Megami Jōsai y Kenshin Senju, quienes están luchando, pero también llama la atención de alguien más que está adentro... en la planta baja del lugar: Ayato Yuzuki, Ryūta Uzumaki y Umi Yuki, que también están luchando. Allí también, medio muerta, está Mirai Kawakami, con mucha sangre en la boca.

***

Una misteriosa figura sin que nadie se de cuenta observa a Etsu, a Hanae, a Shar y a Basara.

Cuando esos dos vuelven a junto de sus compañeros, la figura, una mujer joven de pelo negro, se acerca lentamente, sin que nadie la note. O, por lo menos así tendría que haber sido.

Justo cuando estaba bastante cerca, Basara se gira bruscamente, y la atrapa en un gran tornado de llamas.

Basara: ¿En serio pensabas que no me iba a dar cuenta?

Shar y el resto se giran también y se quedan intrigados ante esta acción.

Shar: Basara, ¿qué haces?

Basara: No te preocupes. Simplemente he atrapado en ese tornado a una molestia.

???: ¿Ahora soy una molestia?

Esta pregunta hace que todos desvíen sus miradas hacia la izquierda para ver allí a la responsable de dicha cuestión: Koneko Fuyuno.

Koneko: Es un placer encontrarme de nuevo contigo, Basara-dono. La última vez fue en Kirigakure[1], ¿verdad?

Hanae: ¿Quién es esa niña?

Basara: Ella es... Koneko Fuyuno[2]... un demonio[3], como yo.

Etsu: ¿Un demonio?

Ante el descubrimiento que da Basara, y a ante la pregunta de Etsu, Koneko decide tomar el control de la conversación, con un sonrisa.

Koneko: Correcto, aunque para ser más exacto, soy una bakeneko[4], es decir, una yōkai[5]. He venido hasta por el mismo motivo que todos vosotros: rescatar a los secuestrados.

Basara: ¿Y por qué harías eso?

Koneko: Yūsha-sama me ordenó venir a salvar al miembro de nuestro clan que fue secuestrado, y de paso, también a la chica del clan Uzumaki[6].

La conversación continúa un rato, hasta que oyen un ruido, como si un cristal gigante se rompiera. Miran en la dirección del sonido procedente y ven como una chica cae al suelo.

Hanae: ¿Qué hacemos? ¿Vamos o no?

Shar: Iremos Etsu y yo. Hanae, quédate aquí y prepara tu jutsu con el que vas a destruir el lugar. ¿Y tú qué vas a hacer?

Esta pregunta se la hizo a Koneko.

Koneko: ¿Yo? Naturalmente voy.

Los cuatro, incluyendo a Basara, se dirigen hacia el lugar, corriendo.

***

Umi prosigue su batalla contra Mirai, quien está encerrada en una casa de espejos de hielo. El joven le lanza continuamente pequeños senbon de hielo, pero ella las consigue ir esquivando.

La batalla se está alargando, y Umi sólo consiguió hacerle unas pocas heridas.

Umi: (Tengo que acabar esto cuanto antes... Este jutsu gasta una gran cantidad de chakra, y sus rápidos movimientos y esos reflejos también conllevan un gran gasto de poder. Ahora mismo, no puedo atacarla directamente, pero... ¡si puedo atacarle desde un punto ciego!)

Mirai, quien está vigilando a Umi, ve como éste desaparece de su vista. No está en ninguno de los espejos, por lo que se preocupa.

Mirai: ¿¡Dónde está!?

"¡¡Ahora!!". Es lo único que se escucha. Mira hacia arriba por ser de donde sintió la voz y ve como Umi salió del espejo del techo y baja a gran velocidad con su puño cerrado.

Un puñetazo con todas sus fuerzas en el estómago, esa es su intención, pero antes tiene algo que hacer. Justo cuando está ya a la altura, con su mano izquierda la toma por la cabeza y, aprovechando la fuerza cinética, la tira hacia atrás para así poder golpearla como él quiere.

El puñetazo la golpea y la empuja hacia atrás, hacia el suelo, rompiéndolo y cayendo, y así sucesivamente. Descienden varios pisos, siendo Mirai quien está recibiendo todo el daño.

Tras pasar así por el quinto piso, el lugar donde está luchando Ayato, éste ve la situación. Deja la batalla a la mitad, mientras en su cara se dibuja un rostro de ira, y salta hacia el agujero, hasta que todos están en la planta baja, el mismo lugar donde está luchando Mitsuki.

Kenshin y Megami se sorprenden al verlo: ven como Mirai está casi muerta y Umi está justo encima, con su puño en su estómago.

Umi: Yo ya me ocupé de lo mío.

En el próximo capítulo: ¡¡El experimento está llegando a su fin!!
Continuara...

  1. Kirigakure 「霧隠れ Kirigakure
  2. Koneko Fuyuno 「冬野コネコ Fuyuno Koneko
  3. Demonio 「悪魔 Akuma
  4. Bakeneko 「化け猫 Bakeneko
  5. Yōkai 「妖怪 Yōkai
  6. Clan Uzumaki 「うずまき一族 Uzumaki Ichizoku
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.